Yo también he sido Kevin Spacey

Explica mi amigo Carles de Un Papá Como Darth Vader que hubo un día que se sintió como Kevin Spacey. Pues yo también lo he sido y, que queréis que os diga, mola mucho ser el bueno de Kevin. Aunque igual yo no me veo tanto como el senador Frank Underwood y si un poco más como Eugene Simonet, aquel profesor de «Pay it forward» (tan bien traducida en este país como Cadena de favores) y con su frase clásica: «Dar una idea para cambiar al mundo y ponerla en práctica».

Cadena de favores

Así que gracias a Auser, concesionarios en el Vallès y el Maresme del Grupo Movento, profesionales con más de 90 años de historia y distribuidores de marcas como Mercedes, grupo Wolkswagen o Renault (esta experiencia si que da para una película protagonizada por el gran Kevin), he tenido también la suerte de probar la nueva Renault Space.

Screenshot_1

Ya que estamos os explico un poco de mi historia con la marca Renault y el motivo por él que no me lo pensé dos veces cuando me dieron la oportunidad de probar el coche.

Uno ya tiene una edad* y en su juventud aprendió a conducir con un Renault, pero no cualquiera, un Renault 6. Los que recuerden ese vehículo se acordarán de su curioso cambio de marchas, tan típico de la marca, en forma de mango de paraguas en el tablero de delante y aquel freno de mano al más puro estilo mando de autobús de los años 40. Y aquel mito que tantas veces escuchaba a mi padre y a todos los que por aquella época tenían la misma marca: «Cuidado con los Renault que son muy fríos», y aquella palanquita llamada «starter» que te ayudaba a arrancar el frío coche y que si no manejabas con cuidado acababas por montar todo un festival de olor a gasolina con el consiguiente problema de arranque posterior… En fin, que tiempos.

Pero bueno, por suerte (tras este momento Familia Alcántara), los tiempos cambian y la tecnología también, así que ya no tenemos que hacer esfuerzo para cambiar de marcha, ni tenemos que tirar de «starter», ni nada parecido.

Si alguna vez tenéis la ocasión de subiros en una Renault Space, os voy a dar un pequeño consejo: Reprimid vuestros instintos infantiles en la medida de lo posible, ya que es muy posible (os lo digo por lo que me pasó a mí), que al ver tanto botón, tantas cosas, una pantalla táctil a vuestro servicio y demás, os vengan unos deseos irrefrenables de tocar, con el consiguiente comentario posterior de: ¿Y ahora como apago esto?

En definitiva, que fue una experiencia satisfactoria el hecho de poder vivir la experiencia Space… ¡¡Si hasta le hizo caso a la chica del GPS!! Así que si tenéis oportunidad, no os la perdáis.

*Mensaje encriptado del que suscribe: El día 5 de agosto me caen 44 hermosos y relucientes años, por si alguien se marca el detalle 😉

Buenas, pues que resulta que tengo que poner este aviso de las "cuquis" para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando es que eres igual de "cuqui" que yo y aceptas todos estos enlaces que salen por aquí política de cuquis, si quieres saber más dale al enlace.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: