El bote de Reyes

Bueno, tras el día de Reyes y la divertida jornada posterior para los peques (y los papás que nos enganchamos a los juegos como si fuésemos nosotros los protagonistas), llega el día 8, el momento que en algunas comunidades ya ha empezado el cole, pero que en algunos lugares de Catalunya todavía nos queda hasta el día 11.

Y ahora viene la pregunta: ¿Cómo se han portado los Reyes Magos? Espero que genial y que os hayan traído todo aquello que habéis pedido, que habéis escrito en la carta y con lo que habéis soñado. Aquí para la Princesa se ha repartido todo entre dos universos, el universo Frozen y el universo Patrulla Canina. El abanico de posibilidades de estos dos temas es inacabable (os lo aseguro), desde un paraguas de Chase (imagino que ya sabéis de quien hablo), hasta un impermeable de las hermanas más frías y famosas de la factoría Disney.

Pero bueno, os quiero hablar de los Reyes del Príncipe, ya que este año ha sido una experiencia nueva y que creo que nos ha servido para aprender, mejorar y crear un ahorrador (esperemos) 😉

La historia es la siguiente: A principios del mes de noviembre (llámanos previsores), empezamos a tantear las diferentes posibilidades para escribir la carta y el señor nos pidió (cosa más o menos lógica en un niño de 7/8 años), la PS4. Si, esa máquina del infierno que piden los niños y acaban disfrutando los padres, ¿verdad?.

Si algo queremos destacar siempre en casa, es el valor de las cosas. Un regalo no se compra por el valor o por el mero hecho de gastar, se tiene que aprender a valorar, desde 1 euro hasta 400. Y la PS4 no iba a ser menos. Le explicamos que los Reyes Magos no podían permitirse un regalo de ese valor, ya que en el mundo hay muchos niños y todos quieren regalos, por lo que sus majestades tienen que adecuar su presupuesto para que haya para todos.

Entonces se nos ocurrió la idea del famoso bote. Crear una hucha y que todo el dinero que recogiese (pagas, premios, Ratoncito Pérez, aguinaldo de Navidad, regalo de Reyes), fuese a parar a ésta. El día después de Reyes contaríamos la cantidad y si llegaba para comprar la PS4 pues a las diez de la mañana estaríamos en la puerta de la tienda para comprarla y si no llegaba el presupuesto, esperaríamos hasta la siguiente fecha (su cumpleaños), para llegar a la cantidad necesaria.

El bote de Reyes01

Si algo caracteriza a Arnau es su comprensión por las cosas (en ocasiones hasta impropias de su edad), así que aceptó el reto y nos pusimos por faena. Creamos «entre comillas», nuestro primer crowfounding infantil 😛

Durante estos meses todo el dinero que pasaba por sus manos a ido a parar a el bote, desde 1 céntimo que se encontraba por la calle, hasta los regalos de Papa Noel o Reyes. Dinero que cada día contaba y que a medida que iba aumentando se iba ilusionando más.

Total, que tras estos meses y fiestas de por medio (gracias a la colaboración y complicidad de la familia en este asunto), se juntó el día 7 de enero con la, nada despreciable, cantidad de 500 euros… Y si, tuvo su premio, regalo, triunfo, recompensa, llámalo como quieras.

El bote de Reyes02

¿Con esto qué hemos conseguido? (O al menos eso esperamos). A darle valor a las cosas, a hacerle entender que en esta sociedad en la que vivimos hay que sembrar para recoger, a que todo esfuerzo tiene su recompensa y a que si sigue con su camino de hormiguita, las cosas siempre irán mucho mejor.

Ahora ya está jugando con su PS4 porque se la ha ganado.

¡¡Bien por Arnau!!

Y nota del que escribe: Los Reyes son magia, ilusión y la sonrisa de los más peques, sean hombres, mujeres, perros, peces o seres unicelulares, da igual… (Mi opinión, que nadie me pidió, sobre el tema de los Reyes Magos) 😛

Un cuento para un Princesa

 

Vale, ya se que igual voy un poquito tarde, pero como el 99% de los que pasáis por esta santa casa sois padres y madres, entenderéis que, en ocasiones, uno es blogger cuando puede y no cuando quiere 😉

A lo que vamos. El pasado 2 de diciembre la Princesa de casa le dio por cumplir cuatro añazos… ¡¡Cómo pasa el tiempo!!

Cuatro años de volver a aprender lo que es la maternidad y la paternidad, ya que cuando pensábamos que habíamos conseguido el doctorado en este mundo, conseguido en la Universidad del Príncipe, apareció esta bella señorita para trastocar todo lo aprendido y empezar desde el P3 de la crianza.

No soy muy de tirar de tópicos y más en temas de crianza, que luego se confunde con cosas que no son, pero si una cosa nos ha quedado claro en estos cuatro añazos es que: ¡¡Segunda y niña!! Y hasta aquí puedo leer.

La fiesta de cumpleaños se ha convertido en un duopolio (os pongo enlace a la Wikipedia para que podáis ver que no me invento la palabra en cuestión), entre los dos personajes que copan las horas de entretenimiento en casa mientras decide la señorita Princesa: Universo Frozen y la Patrulla Canina.

Por suerte, mientras nuestro nivel de stress nos llevaba a ver a Elsa y Ana saliendo del Centro de Rescate de la Patrulla para salvar a Olaf con la ayuda de Ryder, Chase, Skye y Zuma, pudimos disfrutar de otras cosas que nos dejaron descansar durante un momento, como un buen cuento.

Y es que desde Mumablue, tuvieron el detallazo de regalarnos un cuento personalizado para la Princesa. Así que entre «¡¡Libre soy, libre soy!!» y «¡¡Patrulla, al centro de rescate!!», conocimos el Reino de Miriñán y una simpática pequeña llamada Judith (¿casualidad?) 😛 que ayudaba a… Bueno, casi que el cuento no os lo explico y ya vosotros os vais a la web de las amigas de Mumablue y las conocéis.

En fin, que entre hielo y nieve, perros bomberos y policías y un cuento para desintoxicar, hemos disfrutado del cumple de la señorita, que cuatro días no se cumplen cada año, y ya estamos en marcha para el próximo, que en nada el Príncipe llega a los 8 añazos.

Volver sin ruido

Nunca me ha gustado hacer ruido.

Puedes llamarme sencillo, básico o silencioso, eso lo dejo a tu elección, que para eso se que eres una persona inteligente y sabes adivinar las situaciones.

Un blog es una herramienta que cuesta mantener, ya que siempre tienes que estar pensando contenido nuevo para que no parezca abandonado y yo, malote de mí, he hecho todo lo contrario. Así que de la misma manera que hace un mes hablaba del color rosa, hoy vuelvo a escribir en el blog y, espero que no prometo, hacerlo con más asiduidad. Después que me de el tiempo o no es algo con lo que tendré que convivir, pero mientras voy a intentarlo, que me apetece y quiero seguir contando cosas de mis enanos y sus aventuras diarias.

Si falle a alguien por no publicar todo lo que debería, lo siento. Si alguien se puso contento porque no publicaba, pues me tendrá que aguantar un poco más (el como ya lo descubriremos).

Pero bueno, que volvemos a la carga y si queréis cualquier cosa ya sabéis donde encontrarme.

Firmado: David (#YPT)

Buenas, pues que resulta que tengo que poner este aviso de las "cuquis" para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando es que eres igual de "cuqui" que yo y aceptas todos estos enlaces que salen por aquí política de cuquis, si quieres saber más dale al enlace.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies