Menos mal que mi hija no lee este blog

¿A qué mola este título? Da sensación de que voy a explicar algo que va a ser duro, que la va a marcar para siempre y que por eso menos mal que mi hija no lee este blog y así puedo guardar la sorpresa hasta el domingo  (y de paso llamo un poco la atención para que entres a leer, aunque luego me digas que para eso tanto titular tremendista).

Bueno, a lo que vamos. Quien tiene una niña (o niño que también se de buena tinta que hay muchos), de entre 3 y 8 años, seguro que sufre en silencio esa alegre tonadilla que se mete y te martillea la cabeza. Sí, esa que empieza por «suél» y acaba por «talo»… ¿A qué os suena?

Yo soy un de ellos, hemos, estamos y seguiremos viviendo en un universo frío, azul, de largas trenzas, vestidos vaporosos, renos y muñecos de nieve con zanahorias en la nariz que soplan dientes de león.

De todas maneras, uno nunca se cansa de hacer cosas por los hijos y en esta ocasión se juntan todos los astros para disfrutar de una manera espectacular, una vez más, el universo Frozen. Y es que este próximo domingo 13 de noviembre, vamos a meternos de nuevo entre capas y capas de hielo para vivir la película de una manera diferente.

Frozen 01

En un concierto espectacular con la Film Symphony Orchestra y sus 65 músicos, acompañados de un coro de 24 personas y 4 solistas, con pantalla gigante y banda sonora en vivo durante la película, nos vamos a ir al Palau Sant Jordi a disfrutar de «Disney in Concert: Frozen, el reino de hielo».

Frozen 02

Así que si queréis ampliar la información de lo que vamos a ver un servidor y la pequeña, seguramente disfrazada y divina de la muerte, el próximo domingo en Barcelona, os invito a que echéis un vistazo a su página de Facebook. Y si queréis entradas, lo podéis hacer a través de este enlace o en El Corte Inglés, Ticketmaster o Promentrada.

Nos vemos el domingo y recuerda: «Siempre quise, soplar un diente de león».

Este post está patrocinado, para que luego no haya dudas 😉

Viernes dando la nota #1: ¡Qué mala suerte!

Entre nosotros, la de veces en la vida que pensamos y que decimos esta frase: ¡Qué mala suerte!

¡Qué mala suerte! Se me ha roto algo.

¡Qué mala suerte! No me ha tocado la lotería.

¡Qué mala suerte! No he aprobado el examen.

¡Qué mala suerte! He chocado contra esa columna con el coche.

A ver, vamos a ser realistas, mala suerte tampoco es, ya que 3 de estas situaciones se podrían resolver con un poco de cuidado o vigilando.

Pero hay en otras ocasiones, como la de la lotería, que no depende de nosotros que tengamos esa «mala suerte» o no, y un claro caso de ¡qué mala suerte! es lo que les pasó a los protagonistas de este primer viernes dando la nota. Y es que ya es mala suerte que hagas el mejor disco de la historia Leer más

Buenas, pues que resulta que tengo que poner este aviso de las "cuquis" para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando es que eres igual de "cuqui" que yo y aceptas todos estos enlaces que salen por aquí política de cuquis, si quieres saber más dale al enlace.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies