La sabana

Venga, reconócelo, también ves los documentales de La 2, esos que dan justo después de Saber y Ganar y que observamos con tanto detenimiento para luego explicar una noche de fiesta lo interesante y apasionante que es la táctica que utilizan los leones en la sabana africana para cazar a la pobre cebra que está comiendo tranquilamente… ¿A qué si? (modo ironía on).

O el de los ñus cruzando el río de rigor una y otra vez por el mismo sitio, mientras los cocodrilos esperan agazapados para darse el festín de la temporada. Hay que ver como nos parecemos las personas a los ñus, nos dan palos (nos comen en su caso), y volvemos una y otra vez por el mismo camino 😉

Pues he descubierto que hay una cosa más peligrosa que ser cebra o ñu en la sabana africana, meterse en medio de madres y padres cuando están haciendo fotos a sus pequeños que se van de excursión…

Ríete tu de la “red carpet” (alfombra roja para los de la ESO) 😉 de cualquier gran festival de cine que se precie. La puerta de salida de los peques para ir de excursión, se convierte en una mezcla de “paparazzis” y seguidores que luchan por hacerse un hueco entre la nutrida defensa y poder realizar la carrera para llegar a la “red zone” (guiño a mi frikismo por el fútbol americano), o primera fila para sacar la mejor foto.

Que si, que yo lo entiendo, que a todos nos hace ilusión ver a nuestros peques en nuestra primera, segunda, tercera, vigésimo quinta excursión. Allí ellos tan guapos con su mochila, cogiditos de la mano con sus compis de clase y su cara de felicidad al saber que se van a pasar un gran día de aventuras, pero igual habría que hacer las cosas con un poco de orden y cabeza, ¿no?

Pues si, así nos sentimos a veces en esas salidas de excursión de los peques.

Y otro día ya hablaremos del material gráfico que corre después por los grupos de WhatsApp, ya hubiese querido yo para mi boda un reportaje de tal calidad y cantidad.

A %d blogueros les gusta esto: