La p(m)aternidad es friki

Somos frikis, muy frikis, algo exagerado, rozamos niveles de frikismo elevados al infinito dentro del frikismo más absoluto…

¿Qué no?

Vamos a darnos una vuelta por la p(m)aternidad y luego ya si eso me dices si lo somos o no, ¿te parece?

Primero vamos a dejar claro que es un friki. A un servidor alguien friki le produce un respeto y admiración enormes, ya que es alguien que ama algo tanto que es capaz de pasar horas y horas embebiéndose de conocimiento, de cultura, de datos, de momentos y de mil cosas más que lo convierten en alguien altamente inteligente, ¿no lo veis así? Yo si.

A partir de esta definición es cuando nos damos una vuelta por nuestro mundo y nos encontramos con ejemplos que ilustran esta definición:

¡¡Estamos embarazados!! Ese momento en que llega a nuestra vida el embarazo y nos convertimos en auténticos robots devoradores de información, al más puro estilo #5 de Cortocircuito (mensaje para los ochenteros que se pasan a leer por aquí). Nuestra mente se abre y empezamos a empaparnos de datos, de información. Leemos blogs, buscamos libros, vemos vídeos, preguntamos a otros papas y mamás con experiencia y nos convertimos en el disco duro de la p(m)aternidad.

Imagen de Taringa
Imagen de Taringa

Recopilamos información y nos la ordenamos en nuestras carpetas: Ropa, mobiliario, pañales, enfermedades comunes (y la subcarpeta enfermedades no tan comunes), familia, amigos, pediatra, preparto, etc.

Pues eso, ampliar nuestros conocimientos para llevar el mejor embarazo posible, ¿es o no ser friki?

Llega el gran día, va a nacer nuestro hijo y nos compramos un disco duro externo para guardar la información que hemos recopilado hasta ahora, ya que necesitamos sitio libre para nuevas carpetas y nueva información: Parto, postparto, cambio de pañales, meconio, suelo pélvico, lactancia, etc.

Y seguimos, tras un primer año de consumo espectacular de información, llega la época de los dos a los seis años. Otro disco duro externo, que no dejaremos muy lejos los dos que ya tenemos por si vamos a por la parejita, y a llenarlo de nuevas carpetas: Guardería, andar, portear, caerse, dosis de Dalsy y Apiretal, parque, consejos familiares (subcarpeta consejo de vecinos y amigos), dibujos animados (subcarpeta banda sonora de dibujos animados), etc.

Me quedo en los seis años, pero la colección de discos duros que podemos acumular es enorme (o empezar a descubrir que es un TB).

Pues visto esto, la pregunta la lanzo y ya vosotros la respondéis comentando, que para eso esto es un blog:

¿Es la p(m)aternidad friki o no?

Viernes dando la nota #1: ¡Qué mala suerte!

Entre nosotros, la de veces en la vida que pensamos y que decimos esta frase: ¡Qué mala suerte!

¡Qué mala suerte! Se me ha roto algo.

¡Qué mala suerte! No me ha tocado la lotería.

¡Qué mala suerte! No he aprobado el examen.

¡Qué mala suerte! He chocado contra esa columna con el coche.

A ver, vamos a ser realistas, mala suerte tampoco es, ya que 3 de estas situaciones se podrían resolver con un poco de cuidado o vigilando.

Pero hay en otras ocasiones, como la de la lotería, que no depende de nosotros que tengamos esa “mala suerte” o no, y un claro caso de ¡qué mala suerte! es lo que les pasó a los protagonistas de este primer viernes dando la nota. Y es que ya es mala suerte que hagas el mejor disco de la historia de la música pop y que resulte que justo un año después, cuatro peludos de Liverpool hagan magia y consigan hacer el mejor que supera al mejor disco de la historia de la música, para un servidor: “Sgt. Pepper’s  Lonely Hearts Club Band”.

viernes dando la nota

Aprovechando que de aquí tres días se celebra el 50 aniversario del “casi” mejor disco de la historia del pop, os presento a The Beach Boys. Sin duda el mejor grupo de pop vocal de la historia, una conjunción de melodías perfectas que de la mano de Brian Wilson marcaron la historia del rock.

Y el disco que me refiero es “Pet Sounds”, un auténtica delicia y aquí os dejo algunas muestras que seguro que os enamorarán como a mi, a pesar de ser “beatlemaniaco”.

 



No te quedes sin casal este verano

Amo las conexiones 2.0, esas que te dan las redes sociales (ésta es una de las razones por las que me dedico a este mundo). Y cuando además tienes la suerte de pasar al 1.0 gracias al 2.0 pues mejor todavía. ¿Y por qué las amo pensaréis? Pues por la buena gente que te encuentras (mayoría más amplia que la otra), y que vale la pena hacer cosas juntos.

Todo esto viene a que hoy os quiero presentar (por si no las conocéis todavía), a mis amigas de Barcelona Colours, la web de referencia en esta ciudad por si quieres hacer cualquier actividad con los peques. Tienen de todo y de gran calidad, no os las perdáis.

BCN Colours

Y aprovechando que nos acercamos al verano, han sacado una nueva edición de su guía con los mejores casales de verano que vas a encontrar en la ciudad (y alrededores que este año han ampliado).

Así que no me lío más escribiendo, os dejo el enlace a su súper guía y si no las conocéis aún, buscad a Barcelona Colours, no os arrepentiréis.