La sabana

Venga, reconócelo, también ves los documentales de La 2, esos que dan justo después de Saber y Ganar y que observamos con tanto detenimiento para luego explicar una noche de fiesta lo interesante y apasionante que es la táctica que utilizan los leones en la sabana africana para cazar a la pobre cebra que está comiendo tranquilamente… ¿A qué si? (modo ironía on).

O el de los ñus cruzando el río de rigor una y otra vez por el mismo sitio, mientras los cocodrilos esperan agazapados para darse el festín de la temporada. Ahí que ver como nos parecemos las personas a los ñus, nos dan palos (nos comen en su caso), y volvemos una y otra vez por el mismo camino 😉

Pues he descubierto que hay una cosa más peligrosa que ser cebra o ñu en la sabana africana, meterse en medio de madres y padres cuando están haciendo fotos a sus pequeños que se van de excursión…

Ríete tu de la “red carpet” (alfombra roja para los de la ESO) 😉 de cualquier gran festival de cine que se precie. La puerta de salida de los peques para ir de excursión, se convierte en una mezcla de “paparazzis” y seguidores que luchan por hacerse un hueco entre la nutrida defensa y poder realizar la carrera para llegar a la “red zone” (guiño a mi frikismo por el fútbol americano), o primera fila para sacar la mejor foto.

Que si, que yo lo entiendo, que a todos nos hace ilusión ver a nuestros peques en nuestra primera, segunda, tercera, vigésimo quinta excursión. Allí ellos tan guapos con su mochila, cogiditos de la mano con sus compis de clase y su cara de felicidad al saber que se van a pasar un gran día de aventuras, pero igual habría que hacer las cosas con un poco de orden y cabeza, ¿no?

Pues si, así nos sentimos a veces en esas salidas de excursión de los peques.

Y otro día ya hablaremos del material gráfico que corre después por los grupos de WhatsApp, ya hubiese querido yo para mi boda un reportaje de tal calidad y cantidad.

La escaladora

Esta entrada es un post patrocinado, que luego no haya dudas 😉

Me encanta el mundo de la escalada. Siempre he pensado que los que lo practican son unos valientes, capaces de subir siempre, sin miedo a la altura y poder disfrutar luego de paisajes maravillosos y la sensación de haber conseguido la cima con esfuerzo y trabajo, ¿no os parece?

Ahora viene la pregunta, ¿por qué hablas de escalada en un blog de paternidad? Porqué estoy seguro que mi hija quiere ser la nueva Araceli Segarra. Vosotros no la habéis visto ingeniar un recorrido formado por cajas, sillas, mármoles de cocina y armarios para llegar a “su cima” particular, la caja de galletas. Y por más que la subo, más estudiado y complicado se vuelve el circuito de escalada… Y lo supera, una y otra vez.

Esto me da que pensar que cuando crezca, va a ser una luchadora, que va a escalar lo que sea para conseguir sus metas… Que metáfora más curiosa, comprar galletas con triunfar en la vida. Claro, el problema viene que en ocasiones no controlo cuando huye en silencio, cual espía ruso de la Guerra Fría, hacia la cocina para preparar su circuito personalizado de enseres varios y llegar a su objetivo.

Ahora imaginad que con una simple acción en vuestro smartphone y un: “Judith, ¿qué haces?”, podéis evitar una posible caída al vacío de la cocina (claro, la escalada también tiene eso a veces, caídas al vacío).

Pues gracias a los amigos de Nest, llevamos probando unos días en casa Nest Cam Indoor. Una cámara de seguridad (que no solo sirve para ver como se convierte la señorita en la reina de la escalada infantil), y que nos ha parecido muy interesante. Os explico:

Ya sabéis que en estos tiempos, por desgracia, no podemos estar siempre en casa, las obligaciones diarias nos llevan a estar muchas horas fuera. Por suerte, gracias a herramientas como Nest Cam Indoor, podemos controlar lo que pasa en nuestro hogar mientras no estamos y disfrutar de una tranquilidad extra.

Hay que reconocer que nos ha encantado su diseño, su fácil instalación, el poder controlar desde el móvil absolutamente todo y además poder verlo con una calidad de imagen perfecta. Pero sobre todo, me ha encantado el poder hablar a través de ella. Más que nada para “impresionar” a la escaladora y decirle: “Judith, baja de ahí que te caerás”.

Y ahora que ya, gracias a Nest Cam Indoor, tenemos controlada a nuestra “buscadora de galletas”, también deberíamos pensar en lo que pasa alrededor de nuestra casa, principalmente si vives en un hogar unifamiliar.

Pues eso también lo puedes controlar gracias a Nest Cam Outdoor, una cámara que resiste perfectamente las inclemencias del tiempo, que no deberás sufrir por sus baterías (no lleva) y que te mostrará con vídeo en directo 24/7 lo que está pasando, además de comunicarte con los de fuera.

Así que si estáis pensando en comprar una cámara de interior o exterior para vuestro hogar, os recomiendo Nest Cam, ya que vais a descubrir que, es posible, que tengáis un futuro escalador en casa.

Y para poder controlarla desde vuestro smartphone, os podéis descargar su app para Android o en la App Store desde estos enlaces.Descarga la app para Google Play

Descarga la app para App Store

Si queréis saber más sobre ellos los podéis seguir en sus redes sociales: Twitter, Instagram, Facebook y Youtube, donde estarán encantados de ayudaros a encontrar la mejor solución a vuestras dudas.

Recuerda, esto ha sido una entrada patrocinada 🙂